Denunciaron que un hombre en grave estado murió tras no ser atendido en el Hospital Privado de la Villa

Compartí

Ramón Esteban Arrieta llegó al nosocomio mercedino con un fuerte dolor abdominal. La familia denunció que el hombre pasó cuatro horas con calmantes en una sala común hasta que murió de un infarto.

Cuando llegaron al hospital se enteraron que solo había una médica de turno. Foto: Radio Cadena del Interior.

El pasado miércoles Ramón Esteban Arrieta despertó con un inusual dolor en el abdomen. Se dirigió con su esposa Adriana al Hospital Buena Esperanza: el médico consideró que por la gravedad del cuadro debían derivarlo a Villa Mercedes. Arrieta y su esposa se dirigieron al Hospital Privado de la Villa: cuando llegaron a las 14:30 se enteraron que solo había una médica de turno.

La mujer denunció que su esposo se pasó cuatro horas con calmantes en una sala común, sin recibir la atención adecuada. La asistencia llegó cuando el hombre de 58 años sufrió un infarto, que lo tumbó en el suelo y terminó con su vida minutos después.

El médico que vio a la pareja en Buena Esperanza sostuvo que Arrieta posiblemente tenía un cuadro agudo de pancreatitis, debido a que los globulos blancos estaban «por las nubes». Sin embargo, ante ese cuadro los enfermeros del Hospital Privado repetían a la pareja que el cirujano llegaría pronto.

Alicia, cuñada del fallecido, dijo que el hombre sufrió el infarto cerca de las 18:40, cuatro horas después de su ingreso. Recién en ese momento ingresaron a Arrieta a terapia intensiva, aunque ya era tarde. «Lo dejaron morir», sentenció la mujer ante la pérdida de su ser querido.

Guido Raza

Decidí que lo mío era la Comunicación a los 15 años. Soy alumno de la Facultad de Comunicación en la UNC y me especializo en Comunicación Institucional. Elegí La Voz Puntana como el lugar para informarme e informarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *