¿Cómo nos protegen del calor la hidratación y la alimentación?: conversamos con Karina Aparicio

Compartí

Tuvimos el agrado de conversar con la licenciada en Nutrición y le preguntamos qué conductas son recomendables para disminuir los peligros de la ola de calor. Para Karina «somos lo que comemos».

En estos días donde el clima está en valores extremo, la nutricionista remarcó la importancia de «aprender a escuchar el cuerpo» para prevenir síntomas. Foto: picture-alliance/AP.Photo/V. Mayo

La ola de calor llegó finalmente a todo el centro del país y la provincia ya es uno de los epicentros del peligroso fenómeno, una imagen que será cada vez más habitual en el futuro por efecto del cambio climático. Las temperaturas extremas, que superarán los 40° centígrados, suponen un desafío y un riesgo para el cuerpo de las personas.

Además de protegerse de la radiación solar y la exposición prolongada a los rayos UV, la buena hidratación y alimentación son dos conductas esenciales para estar cómodos durante la ola de calor. Por eso conversamos con Karina Aparicio, licenciada en Nutrición -M.P-10369- de la provincia. La entrevista se reproduce a continuación:

¿Cómo afecta el calor a nuestro organismo?

Los seres humanos tenemos un regulador de temperatura que nos permite mantener en funcionamiento los órganos hasta los 36°. Una vez que este equilibrio se rompe el cuerpo lo regula por dos métodos. Primero aumenta el flujo sanguíneo: se dilatan los vasos sanguíneos de las extremidades del cuerpo, permitiendo el intercambio con el calor del
ambiente y evitando efectos perjudiciales en los órganos.


Otro método es la sudoración: el calor sobrante se elimina por evaporación. Las gotas de sudor, al evaporarse, provocan un enfriamiento del cuerpo. Tenemos muchas glándulas sudoríparas capaces de eliminar hasta un litro y medio de sudor por hora. Sin embargo, cuando el ambiente es demasiado caluroso -por encima de los 36 ºC- la sudoración puede llegar a un límite.

¿Por qué es importante mantenerse hidratados?

-Los líquidos para nuestro cuerpo son importantes, ya que nos ayudan a un correcto funcionamiento de los órganos y mantener nuestra temperatura corporal adecuada. Si tuviéramos un déficit de ello tendríamos como consecuencia varios síntomas como:

  • Deshidratación y calambres: por falta del consumo adecuado de agua. Cuando vemos que nuestra ropa se seca y queda con orillas blancas, estamos perdiendo sales y minerales.
  • Golpe de calor: los primeros síntomas son cansancio corporal, agotamiento e insolación. El organismo tiene defensas corporales, pero superado los 41° suspende sus acciones generando la muerte.
  • Síncope: el calor extremo provoca demasiada vasodilatación y redistribución de la sangre, disminuyendo el flujo sanguíneo al cerebro. Esto puede generar mareos o desmayos: nos recuperamos al acostarnos en forma horizontal.

Aunque el agua es el líquido predilecto para hidratarse, el mate también puede ser un buen complemento en días de calor. Foto: Fans del Mate.

¿Todos los líquidos nos hidratan por igual?

Si bien es importante saber que el agua no es reemplazable se demostró, a través de estudios de otros profesionales, que el mate también sirve como hidratante. La leche es un buen aliado para días de calor, junto con aguas saborizadas caseras, soda y un buen aporte de frutas y verduras ricas en aguas.

En general, la ingesta diaria de agua es para hombres de 3,7 litros por día y para mujeres de 2,7 litros por día, calculando el total de todos los líquidos ingeridos por día.

¿Qué alimentos nos ayudan a llevar mejor el calor?

Recordá comer liviano, para tener una mejor digestión. Podes incluir frutas y verduras en cada comida, evita comidas y bebidas calientes, azucaradas como gaseosas, helados, bebidas alcohólicas y alimentos ultraprocesados.
Recomiendo elegir frutas de estación como sandía, melón, naranja, mandarina, pera y kiwi. Las podemos consumir en ensaladas de fruta, mix de frutas, helados, licuados o jugos. Lo ideal 2 a 3 porciones por día.

También elegí verduras: apio, hojas verdes, tomate, remolacha, que podes usar en ensaladas y batidos.
Se pueden agregar aceitunas o pickles: son snacks ideales para los días que pueden ocasionar una baja de presión.

Organizarse es clave para consumir alimentos livianos. En la improvisación terminamos consumiendo empanadas, sandwiches, facturas, pizzas: es más cómodo pero cuando el clima se mantiene alto, comer mal tiene sus consecuencias.

¿Es recomendable practicar ayunos en estos días?

No es algo que yo recomiendo comenzar con estos periodos de ayuno, ya que el cuerpo debe adaptarse al cambio y como consecuencia suelen aparecer síntomas como mareos, entre otros. Aprender a escuchar el cuerpo es muy importante, ya que cenando mas temprano y desayunando más tarde podemos cumplir un ayuno de 12 horas. Lo más importante es que nuestras comidas sean completas, livianas y con el aporte de todos los nutrientes necesarios para poder llevar esta ola de calor lo más cómodos posibles.

Guido Raza

Decidí que lo mío era la Comunicación a los 15 años. Soy alumno de la Facultad de Comunicación en la UNC y me especializo en Comunicación Institucional. Elegí La Voz Puntana como el lugar para informarme e informarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *